Primer pacto en Madrid: la mesa de la Asamblea

Mientras los comités ejectutivos nacionales establecen las líneas maestras de la negociación en todas las regiones y grandes ayuntamientos de España, en Madrid tanto en la Comunidad como en el Ayuntamiento están aún a la espera de iniciar la ronda de contactos para formar los respectivos gobiernos. Una semana perdida en la que los únicos avances han sido la reunión informal entre los candidatos de PP y Ciudadanos, Isabel Díaz Ayuso e Ignacio Aguado, respectivamente; el envío de misivas por parte del cabeza de la lista más votada, el socialista Ángel Gabilondo, así como la formación de los equipos de negociación del PP en la región y el consistorio.

A falta de dar el pistoletazo de salida para las negociaciones, en el horizonte de todas las formaciones políticas hay una única cuestión: la mesa de la Asamblea. El próximo día 11 se constituye el parlamento madrileño con la mesa de edad –donde están los diputados de más jóvenes y más longevos–, que será la que dirija la votación del nuevo presidente del hemiciclo vallecano, así como a tres vicepresidentes y otros tres secretarios que, junto a dos letrados, conforman la mesa. Pese a que en esta legislatura se ha incrementado en tres el número de representantes regionales, hasta alcanzar los 132, no aumentará el número de puestos en la mesa.

La asignación de puestos no se realiza por la proporción en la representatividad obtenida por cada uno de los partidos que han logrado diputados en la Asamblea, sino que se acuerda entre todos los grupos parlamentarios. Así, entre PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos, se pactó en la pasada legislatura que los populares ostentarían la presidencia y dos secretarios, Ciudadanos la primera vicepresidencia, el PSOE la segunda y un secretario, mientras que Podemos tendría la tercera vicepresidencia.

Se trata de la primera gran negociación, no sólo en el tiempo –la constitución de la Asamblea de Madrid es previa a la de los ayuntamientos, que serán el día 15 de junio–, sino también para los distintos partidos puesto que deben ser todos los que hablen entre sí para el reparto de puestos. Además, en el caso de los que pueden posteriormente formar Gobierno juntos, también influye en la jerarquía de un puesto u otro. Es por ello que, pese a ser el grupo parlamentario con menor número de diputados, Juan Trinidad fue nombrado vicepresidente primero del hemiciclo madrileño.

Y es aquí donde entran también en escena los apoyos entre uno y otro bloque, que tienen mayor o menor injerencia en los acuerdo nada menos que entre seis partidos. Para empezar, Más Madrid no cuenta con infraestructura nacional mientras que el resto de partidos de izquierda –PSOE y Podemos– sí deben tener en cuenta los acuerdos en otras regiones. En este sentido, los pactos a los que puedan llegar los socialistas con Ciudadanos tienen una dificultad añadida en Madrid, puesto que necesitarían el apoyo, al menos, del partido de Errejón para sumar mayoría.

En el caso del bloque del centro derecha, el precedente del pacto entre PP y Ciudadanos con el apoyo de VOX en el parlamento andaluz le otorgó la presidencia de la Cámara a la representante de la formación naranja mientras que los de Santiago Abascal lograron uno de los puestos. La reedición de este acuerdo es mucho más fácil que un posterior pacto de Gobierno. Y es que para la conformación de la mesa de la Asamblea, al margen del baile entre presidente y vicepresidente primero de PP o Ciudadanos, la inclusión de VOX es menos determinante que cuando se hable del Gobierno regional.

Así, pese a que, de momento, VOX reclama más presencia que en Andalucía y Ciudadanos no quiere incluirles en las negociaciones, sí es factible un primer acuerdo para el reparto de los puestos en la mesa del hemiciclo vallecano que, en principio, no revele las cesiones que entre los tres actores se hagan como parte de los pactos para formar el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Una vez que se haya votado la mesa de la Asamblea se abre un plazo de hasta quince días para que los partidos presenten un candidato a la investidura. De este modo, habrá necesariamente aspirante a la presidencia madrileña antes del 26 de junio y, como fecha límite, el 3 de julio será el pleno de investidura.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico