¿Por qué han llegado las opiniones online al sexo de pago?

El sexo de pago continúa siendo el eterno tabú no solo en la sociedad española, sino en la generalidad de Europa, donde predomina la ausencia de regulación como solución, no para la prostitución, sino para evitar el debate a favor o en contra de su legalización. Las trabajadoras sexuales están acostumbradas a encontrarse en el limbo de la legalidad y al margen de cualquier tipo de beneficio estatal, ya sea en forma de ayudas sociales o de mejora en sus condiciones de trabajo.

En este contexto, la tendencia del mercado del sexo ha migrado poco a poco de las calles y clubes a las webs de anuncios online, cambiando la forma de trabajar de las chicas. Hoy en día, cada vez más prostitutas optan por trabajar en sus casas o en pisos que alquilan para ejercer y, cada vez más, las chicas trabajan de manera independiente, es decir, por y para ellas mismas.

En este nuevo mercado se han aplicado las opiniones online, es decir, un usuario ya puede escribir una reseña sobre una trabajadora sexual con la que haya tenido un encuentro. Esta aportación está acelerando una mejora del mercado ante la falta de regulación por parte del Estado, teniendo un impacto en el sector que las chicas ven como positivo.

Escribir o leer opiniones sobre mujeres que prestan servicios sexuales genera división de opiniones de igual manera que lo genera la propia prostitución. Sin embargo, atendiendo a lo que afirman las chicas, en primer lugar creen que las reseñas obligan a prestar un servicio óptimo para evitar opiniones negativas que se traducen en menos clientes y, a su vez, no dan cabida a chicas que no cuidan la profesión porque creen que precisamente es la falta de profesionalidad lo que alienta a clientes indeseables. Por lo tanto, otro aspecto sería el filtro de clientes al ser un servicio más cuidado y profesionalizado.

En definitiva, las reseñas online profesionalizan una actividad que se encuentra en el olvido y, además, las autoridades consideran que si la prostitución se encuentra en la red, el seguimiento de actividades ilegales es más sencillo ya que en la red las chicas son visibles, algo que no sucede en calles y clubes donde son fantasmas. De igual manera, determinadas reseñas pueden suponer pistas también para la persecución de la trata o cualquier otra ilegalidad.