Más trabajadores en las residencias de ancianos madrileñas

El Gobierno de la Comunidad de Madrid quiere seguir mejorando la atención que presta en sus Residencias a sus mayores, ya sean de titularidad pública o de gestión indirecta. Incrementar el número de profesionales y modernizar sus instalaciones están siendo los ejes en los que se está basando la Consejería de Políticas Sociales y Familia, dirigida por Lola Moreno.

Actualmente ya se han licitado, o están en fase de hacerlo, los pliegos de seis residencias: Ensanche de Vallecas, Isabel la Católica, La Vegas, Mirasierra, Orcasur y Peñuelas. En total 920 plazas de residencia y 190 de Centros de Día, con un presupuesto de 47,6 millones de euros, 1,2 millones más de lo que se recogían los anteriores pliegos.

La distribución de estas plazas sería la siguiente: Ensanche de Vallecas, 160 plazas de Residencia y 40 de Centro de Día; Isabel la Católica 178 de plazas de residencia y 40 de Centro de Día; Las Vegas 78 plazas de residencia y 20 en centros de día; Mirasierra 230 plazas de residencia y 45 en Centro de Día; Orcasur 64 plazas de residencia y Peñuelas 220 plazas en residencia y 45 en Centros de Día.

Con estas nuevas licitaciones la Comunidad quiere lanzar un mensaje a los ciudadanos de que para este Gobierno el cuidado de sus mayores es uno de los principales ejes en sus políticas sociales. Lo hace a sabiendas de que la ratio actual de las plantillas de trabajadores de sus Centros es superior a lo que marca la norma estatal, un 0,47 para toda la plantilla y el 0,28 para los gerocultores.

En todas las convocatorias realizadas recientemente en los contratos de servicios de residencias de gestión indirecta se está llevando a cabo un esfuerzo presupuestario, con un incremento medio del 7%, que repercutirá principalmente en un incremento de personal: médicos, psicólogos, fisioterapeutas, enfermeros, gerocultores, nutricionistas o animadores sociales, entre otros.

La dependencia en cifras

1. La Comunidad de Madrid es una de las regiones líderes de España en materia de dependencia y, según los últimos datos del IMSERSO, ocupa los primeros puestos en personas atendidas, valoraciones realizadas, atención en los centros de día, en los servicios de teleasistencia, servicio de ayuda a domicilio y prestación económica vinculada al servicio.

2. En estos cuatro años ha aumentado un 23% el presupuesto en dependencia, hasta alcanzar los 1.336 millones de euros

3. 140.957 personas están siendo atendidas y reciben 185.435 servicios o prestaciones. Son 52.375 personas más que al inicio de la legislatura, lo cual supone un crecimiento de casi el 60% (59,12%).

4. El 99,85% de las personas que han solicitado el reconocimiento de la situación de dependencia tienen resolución de grado, 7,47 puntos por encima de la media nacional.

5. La ratio de prestaciones por persona en la Comunidad de Madrid es de 1,32 frente al 1,26 a nivel nacional.

6. El 32% de los beneficiarios atendidos reciben más de una prestación.

7. En los últimos cuatro años se han atendido a un 166% más de servicio de teleasistencia, pasando de 17.634 personas atendidas a 46.905

8. En ayuda a domicilio, el incremento es del 110,2% pasando de 19.829 personas perceptora de esta ayuda a 41.683 (un 110,2 % más)

9. En prestaciones económicas de cuidado en el entorno familiar se ha pasado de 27.813 prestaciones a 34.709 (un 24,8 % más)

10. En prestaciones económicas vinculadas al servicio, el incremento es del 118,1%, pasando de 8.990 con prestaciones a 19.609

11. El crédito destinado en 2019 para atender las prestaciones económicas por cuidados en el entorno familiar y prestaciones económicas vinculadas al servicio se ha incrementado en 24 millones de euros respecto de 2018 (+11,6%), alcanzando los 230 millones de euros.

12. Este esfuerzo presupuestario ha supuesto que, desde noviembre de 2018, alrededor de 8.500 personas más estén percibiendo una prestación económica por cuidados en el entorno familiar y que cerca de 3.330 personas más reciban una prestación económica vinculada al servicio. Unos datos que certifican el compromiso adquirido por el Gobierno de la Comunidad de Madrid en los presupuestos del 2019 de dar respuesta a la totalidad de las demandas en estas dos prestaciones.

Equipamientos avanzados y nuevas tecnologías

En la línea de esta mejora continua, en el año 2016, se puso en marcha el Plan Estratégico de la Agencia Madrileña de Atención Social 2016-2021. Una iniciativa que incluye como una de sus principales líneas estratégicas la mejora de las infraestructuras y de los equipamientos, con el fin de lograr entornos con la máxima confortabilidad y seguridad para los usuarios y profesionales.

A partir de la puesta en marcha de estos Planes en el año 2016, se han adquirido elementos de ayuda técnica para el conjunto de los centros, incluyendo grúas de bipedestación y transferencia, sillas de baño o sillas de ruedas y camas geriátricas, 415 de ellas superbajas, especialmente adaptadas para personas con riesgo de caídas, así como colchones antiescaras para evitar la aparición de heridas en los residentes de movilidad reducida.

En el ámbito específico de las residencias de mayores, en el año 2017 se puso en marcha el Plan de Residencias 2017-2020. Un ambicioso Plan con el que se pretende realizar una política de alcance, mediante actuaciones que están redundando en el conjunto de los 25 centros residenciales de mayores de la Agencia Madrileña de Atención Social, dando prioridad a aquellas residencias que tengan más de 120 plazas y, un porcentaje de personas en situación de dependencia severa igual o superior al 75%.

Se trata de una iniciativa innovadora con un enfoque claro hacia la humanización del cuidado y, la mejora continua de los servicios prestados, centrada en cuatro grandes líneas: Mejora de las infraestructuras e instalaciones; Sistematización de la comunicación; Mejoras en materia de personal y Modernización tecnológica.

Modernización tecnológica

Asimismo, se está acometiendo la instalación de un sistema integral en 10 residencias de mayores de la AMAS, que incluye dispositivos de detección de errantes, videovigilancia y mejora del sistema de llamadas, con el objetivo de permitir un control global del edificio, tanto a nivel perimetral como interior. A través de estos sistemas se puede controlar todos los accesos al exterior, así como todas las puertas de salida al jardín, incluida la localización dentro del edificio, registrando todos los pasos que ha dado el residente. De esta forma, las personas con algún deterioro cognitivo que presenten riesgo de perderse o salir del centro, pueden circular libremente con total seguridad, mejorando su bienestar y su calidad de vida.

También se ha incluido un sistema de pulseras especiales con una configuración personalizada de los accesos en función del perfil de cada residente susceptible de incluirse en el programa. Cuando esta persona está en una zona de paso no permitida, se alerta a los profesionales a través de unas unidades de recepción portátiles, lo que facilita a los profesionales actuar en otras zonas del centro.

Existen además sensores de cama y sillón que contribuyen a la reducción de las sujeciones, al avisar inmediatamente a los profesionales cuando un residente con riesgo de caída se levante o se mueva en la cama, según el perfil y el riesgo.

Por último, destacar que se ha dotado a los comedores de todas las residencias públicas de dispositivos antiatragantamiento, que facilitan la atención de las personas que sufren un episodio de estas características.

Ir a la fuente
Author:

Powered by WPeMatico