La agricultura de precisión, a debate en Foro del Campo

/COMUNICAE/

La web Foro del Campo expone las claves sobre un término que adquiere importancia dentro del sector agricultor: la agricultura de precisión

La agricultura de precisión o agricultura inteligente, es un concepto relativamente nuevo que define la gestión de parcelas agrícolas a través del uso de la tecnología para recolectar datos de campo inter e intra-campo que ayuden a tomar decisiones relacionadas con la siembra y la producción. Un tema que, la plataforma Foro del Campo, ha considerado de especial relevancia para sus usuarios.

La importancia de mirar al pasado
Antiguamente, la clave para obtener el mayor rendimiento del campo se resumía, simplemente, en un profundo conocimiento de cada rincón de las tierras de cultivo. El agricultor sabía que esa información acumulada a lo largo de años de experiencia, era esencial para conocer el potencial productivo y los cultivos más adecuados.

El problema es que toda esa información se ha perdido en el traspaso de tierras o parcelas, y el profesional actual de la agricultura tiene que empezar de cero. “Si a eso le sumamos que las explotaciones de hoy son mucho mayores a la que gestionaban nuestros padres, conocer metro a metro la explotación es muy complicado”, explica Miguel Torrico, responsable de Foro del Campo.

Por este motivo surge la agricultura de precisión, cuyo objetivo no es otro que automatizar la recopilación de datos informativos de cada metro de la parcela y almacenarla. Algunos de estos datos son los tipos de suelo, la humedad o los factores ambientales.

¿Por dónde empezar?
Para poner en práctica la agricultura de precisión, se debe empezar por adquirir la maquinaria necesaria y confiar en técnicos cualificados, que facilitarán al agricultor la división de la parcela en zonas similares. “En la actualidad, gran parte de sembradoras o cosechadoras vienen equipadas para estos equipos sin que seamos conscientes”. Algunas de las tecnologías disponibles:

  • Mapas de suelo. Mapas de textura de suelo georreferenciados, para determinar la capacidad de retención del agua y nutrientes.
  • Sensores en parcela. Monitorización del cultivo mediante sensores instalados en parcela, pudiendo medir multitud de factores como la humedad o el viento.
  • Imágenes multiespectrales. A través de un dron o satélite, se toman imágenes para hacer un chequeo del estado sanitario del cultivo.
  • Mapas de producción. Facilitados por las cosechadoras equipadas con motor de rendimiento y que comparan la producción entre diferentes campañas.

Los interesados en participar en el debate pueden acceder a Foro del Campo. En caso de duda o sugerencia, se puede escribir al info@forodelcampo.com.

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico