Eternum: la digitalización de la muerte es real

/COMUNICAE/

Cuando cesa la actividad mecánica y eléctrica (el cerebro deja de emitir señales, el corazón deja de latir y la respiración se detiene), se declara la muerte

La ciencia enseña mucho sobre el mundo, pero a veces genera más preguntas que respuestas. La comprensión del mundo natural está llena de estimaciones, conjeturas y predicciones basadas en un paisaje cambiante con tecnología de tipo utilizada para medir lo que rodea a todas las personas. Y como la tecnología ha cambiado, la definición de «muerte» también ha variado a lo largo de los siglos.

En el siglo XIX, el momento en que se dejaba de respirar era el último indicio de la muerte, y un espejo acercado a la boca, sin empañar, era la indicación de que el alma había salido del cuerpo. En la actualidad, la medición de la muerte es mucho más complicada e implica una visión más industrializada y menos religiosa del cuerpo: Cuando cesa la actividad mecánica y eléctrica (el cerebro deja de emitir señales, el corazón deja de latir y la respiración se detiene), se declara la muerte.

Pero, a medida que la tecnología continúa evolucionando y creando herramientas más potentes y variadas, estos marcadores podrían no indicar realmente un final definitivo, ya que de alguna forma se podría contar con que las personas que han traspasado el umbral de la vida puedan contactar con sus seres queridos y transmitir mensajes que no pudieron en su momento.

El futuro de la muerte
Con Eternum se ha creado una nueva forma de relación entre tecnología y el significado de la muerte a partir de la idea de sus creadores, Demian Lipquin y Brian Kotler. Eternum está basada en los Legados,  experiencias en forma de diferentes opciones de paquetes que son entregadas con un minucioso protocolo para generar una vivencia estudiada al detalle. Los diferentes tipos de legado permitirán ir despertando diferentes sentidos y emociones que conectan de una forma maravillosa a la persona fallecida que ha creado el legado con la que lo acaba recibiendo.

A través de los esfuerzos de Eternum, se facilitan nuevas vías de contacto con aquellas personas queridas que ya no están. De todos modos, hay otras empresas de tecnología relacionadas con la muerte que han recurrido igualmente a otras soluciones, como las basadas en la inteligencia artifical para ayudar a planificar el final de la vida. 

Por ejemplo, Everdays es una empresa con sede en Estados Unidos que ofrece una aplicación gratuita para teléfonos inteligentes que ayuda a las familias a anunciar la muerte de un ser querido y a conmemorarla a través de Internet. La aplicación pretende agilizar el proceso de notificar la muerte de alguien a un grupo selecto de personas, permitiendo a los supervivientes de una persona fallecida enviar una notificación a personas concretas de su lista de contactos. 

O también es el caso de Everplans, una empresa canadiense que ha creado una plataforma en línea para almacenar toda la información funeraria pertinente, que incluye desde las preferencias de entierro hasta una lista de organizaciones benéficas o causas a las que los seres queridos pueden donar. 

Aunque ningún avance tecnológico puede apaciguar por completo el dolor de la pérdida de un ser querido, algunas de las empresas más innovadoras en el ámbito de la tecnología de la muerte han encontrado una manera de aliviar el estrés, la confusión y el dolor que tan a menudo se asocia con lo que se había convertido en una industria muy anticuada. Al crear un diálogo en el ámbito de la tecnología, estas empresas no sólo ofrecen beneficios a los fallecidos y a sus seres queridos, sino que también hacen evolucionar la noción de la propia muerte. Como dicen en Eternum, «La magia de hacerte eterno, ahora es real y es tuya».

Fuente Comunicae

Powered by WPeMatico